Volver

¿El uso de las renovables es un estándar en el sector de Data Center o todavía le falta mucho camino

La fluctuación en su producción, mantener la seguridad del suministro o el desarrollo de las tecnologías de almacenamiento son algunos de los elementos que retrasan el uso de las renovables.

América Latina es una de las regiones más “verdes” del planeta en cuanto a generación de energía. Así lo reflejan los datos de la Organización Latinoamericana de la Energía (OLADE), dado que casi la mitad de la generación eléctrica (45,2%) se corresponde con la hidroeléctrica y seguido después por la solar (1,5%) y la eólica (6%) en menor medida. Aun con todo ello, es necesario triplicar la implantación anual de energías renovables en la región (alrededor de 1,4GW por año) en comparación con la implantación planificada para aumentar la proporción de capacidad de energías renovables del 67% en 2018 a casi el 75% para 2030 y más del 90% para 2050, tal y como apunta otro reporte de IRENA. Además, la diversificación de la matriz energética a través de energías renovables competitivas y una mayor integración regional contribuiría a reducir la volatilidad de los costos de la energía, ya que estos se ven menos afectados por las fluctuaciones en el precio de los combustibles fósiles.

irena renewable energy.png

Fuente: IRENA

Por su parte, España es un país que cuenta con un mix energético variado con un alto porcentaje de energías renovables. Esta demanda, a su vez, contribuye a que los proveedores se interesen por buscar maneras de proporcionar esas energías renovables. El parque de generación con fuentes de energía renovable a finales del 2021 ascendió a 64.182MW, y con él se ha producido un 46,7% de la generación total, registrando en ambos casos valores máximos históricos, según datos de Red Eléctrica Española. Además, el incremento de potencia instalada renovable se ha debido, principalmente, al aumento de la potencia solar fotovoltaica que ha aportado un 80,4% de la nueva potencia.

potencia instalada a 31 de diciembre 2021.PNG

Potencia instalada a 31 de diciembre 2021. Fuente: Red Eléctrica Española (REE)

red electrica española.PNG

Fuente: Red Eléctrica Española (REE)

Recientemente, el Consejo Europeo de Energía, que ha tenido lugar en Luxemburgo, ha fijado las directivas de Energías Renovables y Eficiencia Energética en aras de avanzar con mayor celeridad en la transición energética. Algunas de las medidas que se han acordado hacen referencia al aumento de los objetivos en materia de energías renovables para la calefacción y la refrigeración. Concretamente han fijado un aumento vinculante del 0,8% anual a escala nacional hasta 2026 y del 1,1% de 2026 a 2030. La industria también ha sido un sector donde la Unión Europea ha puesto el ojo. Concretamente se ha establecido un objetivo de un aumento medio anual del 1,1% en el uso de energías renovables para la industria. Además, el Consejo ha propuesto que el 35% del hidrógeno utilizado en la industria debe proceder de combustibles renovables de origen no biológico para 2030 y el 50 % para 2035.

En lo que atañe a la industria de centros de datos, para el 2025 se prevé que uno de cada cinco kW/h de electricidad consumida por los data centers pueda provenir de fuentes de energía renovables, no obstante, la necesidad que tienen estas infraestructuras críticas de una potencia continua y sus requisitos de potencia relativamente alta suponen un desafío para el uso directo de energías renovables.

Los principales desarrolladores de data centers han manifestado un firme compromiso de alimentarlos con energías renovables y están utilizando enfoques innovadores y aprovechando su alcance para abrir un camino con el potencial de aumentar el uso general de las energías renovables por parte de los centros de datos de todo el mundo.

El desarrollo de las energías renovables en la industria de Data Centers de Latinoamérica

La región afronta diversos desafíos en el camino a una mayor utilización de las fuentes limpias. La estabilidad y previsibilidad de la regulación del sector eléctrico, la inestabilidad política, la mejora de la regulación para abrir las puertas a nuevos modelos de negocio y acomodar el crecimiento acelerado del mercado mayorista, o también el refuerzo de la transmisión seguirá siendo un reto para la región, entre otros. Las empresas de centros de datos están confiando cada vez más en abastecerse de energía renovable y comprometerse con una mayor cuota en su cartera.

Beatriz de la Vega, Energy & Natural Resources Peru Leader - Partner de KPMG cuenta a DCD que no hay datos específicos sobre el uso de esta energía renovable para data centers. Entonces, insiste en que para determinar de dónde proviene la fuente de energía para los data centers se debería masificar el uso de smart grids o medidores inteligentes. “Asimismo, se requiere de mediciones y auditorías energéticas para certificar el origen de la energía. No todos los países tienen regulación sobre estos temas. Tendrían que haber incentivos para que las empresas cambien también su matriz energética particular y hagan inversiones en tecnología. Algunas ya están empezando a hacerlo voluntariamente, sea por presentar una imagen transparente y sustentable para poder acceder a créditos o listar en la bolsa sus acciones”, agrega la directiva de la consultora.

beatriz de la vega kpmg.jpg
“Tendría que haber incentivos para que las empresas cambien también su matriz energética particular y hagan inversiones en tecnología”, Beatriz de la Vega, KPMG Perú

Si bien la introducción de renovables está avanzando a buen ritmo, cabe preguntarse si con todos los desafíos que hay actualmente, podrán ser un estándar en el ámbito de los centros de datos. Teresita Vial, Directora de la Asociación Chilena de Energía Solar (ACESOL), pone de ejemplo la situación actual de Chile, que se ha convertido en un referente para la región y más aún tras la reciente aprobación del gobierno de la Ley de Cambio Climático, reforzando el compromiso de neutralidad de carbono del país. “La mayoría de los data centers que actualmente están funcionando en Chile tienen contratos para suministro de energía renovable y, al menos en Chile, ya parece ser un estándar. Lo anterior principalmente por los compromisos ambientales y de sostenibilidad que tienen las empresas propietarias de los data centers y por ser actualmente la energía renovable una energía más barata de producir”, explica.

Pero Teresita Vial también invita a poner la atención en el aspecto tecnológico, en aquellas que facilitarán la introducción de las renovables. “Por el lado de la industria eléctrica sin duda el almacenamiento es una tecnología indispensable para suministros intensivos como los de requieren los data centers por lo que la incorporación de BESS creo vendrá a cerrar el círculo para permitir un suministro 100% renovable y descentralizado, es decir, cerca del centro de consumo. Por otra parte, del lado del consumidor la eficiencia energética es clave. No basta con certificar un consumo 100% renovable si no que es necesario también para ser una empresa efectivamente sustentable que exista responsabilidad y eficiencia en el consumo”.

teresita vial acesol.jpg
"La mayoría de los data centers que están funcionando en Chile tienen contratos para suministro de energía renovable y, al menos en Chile, ya parece ser un estándar", Teresita Vial de ACESOL

Por su parte, Luis Montilla, Gerente de Infraestructura de Tigo Colombia, considera que la industria está preparada para introducir las energías renovables en su operativa diaria, a nivel de tecnología. “En un entorno tan tecnológico siempre va a faltar algo más, pero el tiempo y el grupo de científicos y desarrolladores van a pasos firmes y ágiles logrando resultados muy pronto y sorprendentes cuando toda la sociedad y no solo la de data center está buscando el bien común de la sostenibilidad y un planeta más “verde”, más sostenible, que permita a las futuras generaciones y hasta las actuales seguir con los beneficios de los servicios que hoy obtenemos en comunicaciones y con una visión de continuidad ambiental sostenible sin impacto al medio”.

Con lo visto anteriormente, si bien la industria está preparada tecnológicamente para utilizar las fuentes verdes, el poder abastecer toda la operativa diaria del data center únicamente con energías limpias presenta otro matiz. Luis Montilla de Tigo Colombia argumenta que “el sector al no ser generador innato de energía y supeditado a las políticas gubernamentales de cada país, no puede decidir autónomamente y de forma masiva sobre fuentes limpias como su única forma de alimentación, pero sí puede seguir desarrollando todas las iniciativas y, como indico, dependiendo de regulaciones la transición al uso de otro tipo de energías, ya sea por el desarrollo de granjas solares o la compras de energía de fuentes eólicas o que no generen algún tipo de impacto en la huella de carbono”. El uso total de energías alternativas basadas en renovables, asegura el experto de Tigo Colombia que es posible cuando se ve como la fuente primaria de suministro, sin descuidar los temas fundamentales de redundancias y alternativas que pueden ser basadas en energía tradicional de respaldo y hasta una tercera fuente basada en motogeneradores, sin que estas dos últimas sean de uno permanente sino de respaldo para garantizar la continuidad operativa de los data center.

luis montilla TIGO.jpg
Luis Montilla, TIGO Colombia

No obstante, el uso de renovables en el sector está siendo retrasado por diferentes factores, según apuntan diversos expertos:

  • Falta de regulación más específica del almacenamiento de la energía
  • Asimismo la ausencia o falta de actualización de otras regulaciones que influyen en los incentivos económicos o de precios para los que invierten en almacenamiento
  • Posible retraso: la transición propia que cualquier nueva tecnología o en desarrollo como la de la de energía sostenible y sus iniciativas se está desarrollando, esto es lo que se podría implicar un retraso
  • Conocimiento y capacitación de todo el personal directivo, administrativo y técnico en el tema ambiental y el uso de dichas energía como un estilo de vida permanente y no como una novedad esporádica.

En definitiva, el que el sector pueda usar las renovables como un estándar dependerá de los incentivos y la regulación. “Actualmente los mercados financieros están dispuestos a priorizar en energías renovables y las agendas sobre todo de la industria extractiva en Latinoamérica tienen entre sus prioridades proyectos de descarbonización”, dice Beatriz de la Vega desde KPMG Perú. Esto hará que se impulsen más proyectos renovables, están empezando a celebrarse más PPAs (purchase Price agreements) de energía con clientes libres (empresas mineras o manufactura que requieren grandes cantidades de energía para operar). Sin embargo, esto ocurrirá en la medida que también la política del país lo habilite.

El desarrollo de las energías renovables en la industria de Data Centers de España

España es un país que cuenta con un mix energético variado con un alto porcentaje de energías renovables, especialmente solar y eólica, como se ha mencionado al comienzo. En cuanto a los data centers, su importancia actual va incrementándose yendo más allá de los servicios digitales. “A medida que empiecen a apoyar la red de energía renovable, es posible que empecemos a verlos no sólo como centros de datos, sino como centros de energía que ayuden a descarbonizar la electricidad y a crear un futuro digital y sostenible para todos”, afirma Ricardo Ambrona, responsable de marketing para Data Center de Eaton Iberia. “La irrupción de las energías renovables nos permite aprovechar más que nunca una capacidad que los centros de datos poseen desde hace años, la de almacenar y gestionar grandes cantidades de energía. Integrar la energía renovable en centro de datos exige tener un absoluto control sobre ella; y el modo en que se gestiona la energía en este tipo de instalaciones es la capacidad que otorga este control”, agrega el experto desde Eaton.

ricardo-ambrona-eaton-.png
Ricardo Ambrona, Eaton Iberia

Además, Ricardo Ambrona indica que los data centers pueden participar en la transición a través de sistemas de almacenamiento de energía térmica, baterías y sistemas de alimentación ininterrumpida interactivos con la red eléctrica. El sector puede ahora generar y almacenar más energía propia para optimizar los costes energéticos, reducir su huella de carbono y, en algunos casos, disminuir la dependencia de la red eléctrica.

“En estos momentos estamos en un punto de inflexión y dónde la introducción de energía renovable on site va a tener un crecimiento exponencial. Sólo hay que analizar los últimos macro proyectos que se van a desarrollar y donde el factor energía renovable, neutro en carbono se añade a los históricos factores de seguridad, redundancia, latencia”, explica Iván Vargas, Head of Installations de Engie. “Por ello además de las múltiples medidas de eficiencia que se están adoptando en los data centers, en los dos últimos años se ha quintuplicado la introducción de energías renovables mediante modelos PPA off site que garantizan mediante contratos a largo plazo entre el generador y el operador un suministro renovable (eólico y fotovoltaico principalmente) específico y trazable desde su originación. Las empresas tecnológicas ocupan el primer puesto de todos los sectores en adquirir contratos de PPAs según el último informe de Pexapark del 2022”.

Engie ha firmado estos años PPA off site con Microsoft, Google, Amazon, Orange, etc., siendo una de las vías hacia la transición energética. Del mismo modo, ante la necesidad de que el propio data center forme parte de la generación de energía sostenible, el experto proyecta que en los próximos años se producirá la estandarización en todos los data center de modelos de PPA on site o Epcs Fotovoltaicos. “Anteriormente a estos nuevos modelos, la mayoría de las empresas del sector optaban y quizá es el estándar más común actualmente obtener un certificado con garantía de origen de las comercializadoras, si bien debido a las autoexigencias del sector en el camino hacia la descarbonización estas prácticas terminarán evolucionando hacia los PPAs en los próximos años”, agrega el experto de Engie.

ivan vargas.jpg
Iván Vargas, Engie

Una vez analizado el panorama actual, Iván Vargas, explica que es extremadamente complejo que la industria pueda abastecerse de manera autónoma en la propia ubicación. “Si bien la preocupación del sector en alinearse y ser pionero en conseguir ser neto en carbono está llevando a todo stakeholders (inversores, operadores, ingenierías especializadas, empresas energéticas, constructores, etc) en realizar proyectos cada vez más innovadores y eficientes. En estos momentos para abastecerse únicamente con fuentes renovables y hasta que la tecnología del hidrógeno verde se implante, la industria del DC precisa de complementar el suministro con los modelos PPAs off site o buscar alternativas de certificados con garantía de origen de las comercializadoras”.

¿Qué inconvenientes retrasan que el uso de renovables en la industria sea un estándar?

Teniendo en cuenta que ya en la actualidad la energía procedente de fuentes renovables es más económica que la producida por combustibles fósiles, se proyecta como un objetivo a medio plazo el tránsito a un sistema eléctrico 100% renovable. Sin embargo, como esto aún no es una realidad y el mix energético es variado, en principio no es factible para un data center obtener un suministro totalmente renovable.

Como explican los expertos consultados, algunos de los obstáculos que retrasan el uso de las renovables en el sector son, por ejemplo, el hecho de que las fuentes de energía renovables plantean otros problemas y retos de ingeniería, como la fluctuación en su producción, pudiendo aparecer periodos de exceso y falta de suministro. “Como solución, los operadores de la red están desarrollando formas de gestionar este posible desajuste, en las que los consumidores también tienen un papel importante que desempeñar. Sus sistemas eléctricos in situ, especialmente los de energía de backup, pueden ayudar a estabilizar la red y, por tanto, a adoptar con éxito las energías renovables”, comenta Ricardo Ambrona de Eaton Iberia.

Mantener la seguridad del suministro es otro reto, ya que los data centers deben garantizar la estabilidad de su servicio. Para garantizar una alimentación continua, los centros de datos deben estar equipados con sistemas de alimentación ininterrumpida (SAI), para mantener todo en funcionamiento cuando falla el suministro de la red.

Iván Vargas de Engie apunta a las tecnologías pendientes de su último grado de maduración y pruebas para estas aplicaciones, ejemplo de ello es el Hidrógeno verde, cuyo principal inconveniente radica en el suministro y almacenamiento de H2. Una hora de grupo de 1MW consume 70kg de H2, por lo que 24h de autonomía de respaldo necesita casi 1,6 toneladas. Es una gran cantidad para almacenar con problemas de espacios, permisos, y coste de almacenamiento. “De momento veremos proyectos experimentales e innovadores, pero no la estandarización hasta la próxima década. Independientemente de ello, hay que caminar por la senda del Hidrógeno ya que no hay atajos que nos puedan proporcionar una energía tan limpia y de fácil almacenamiento”, agrega el Head of Installations de la multinacional francesa.

Desde Engie arrojan luz comentando que estos inconvenientes en el 2030 no existirán, y el sector está preparándose rápidamente para ello. E insisten en que de momento se debe pensar en un mix de energías renovables on site y off site, aprovechamiento de calor mediante economía circular, eficiencia de equipos (infra e IT) y operación, y uso de tecnologías eficientes.


Volver